Automatismos sufridos

Constantemente guardamos en la memoria situaciones vividas, emociones sentidas y comportamientos adaptados para hacer frente a eso. En el momento en que la tensión aumenta, cuando estamos frente a un acontecimiento doloroso, o ante algo que nos hiere; ocurre una convergencia neurológica que une la situación, la emoción y el comportamiento.

Más tarde; bajo tensión, reaccionamos igual a como lo hicimos en el pasado frente a una situación similar. Este comportamiento grabado en nuestras conexiones cerebrales, nos permite tener una reacción casi inmediata y omitir el recuerdo del dolor vivido. 

En cambio, este automatismo tiene límites; ya que no nos permite reconocer que tenemos una amplia gama de opciones nuevas que se nos presentan.

Algunos indicadores de auto-limitación:
-Los déficit de la atención
-Los comportamientos repetitivos
-Las alternativas antagónicas (ir o esperar, expresar o callar)