Escoger

Durante el trascurso de la vida, adquirimos mecanismos operacionales de supervivencia.

Una vez que las dificultades han pasado, ciertos mecanismos se vuelven inútiles. Ponen en corto circuito nuestro libre albedrío.
Mediante un lenguaje de visualización creativa, una sesión identifica los escenarios improductivos. Con un juego de asociaciones de comportamiento, de sentimientos, de creencias y emociones, ella nos lleva a la elección más respetuosa para nosotros mismos y nuestro entorno, en movimiento hacia lo que deseamos alcanzar.

Llevados por nuestros sueños, un nuevo estado de equilibrio emocional se ajusta a nuestras intenciones. Al vencer a las rocas, de excusas y juicios, el trabajo de desarrollo personal nos acompaña en una discusión esencial con lo que deseamos en lo más profundo de nosotros mismos, nuestras decisiones, nuestra vocación y nuestro talento.

Alineados con nuestro ser escencial, la intensidad del trabajo nos eleva a nuevas posibilidades de vida. Estos se equilibran en los pensamientos en armonía, donde el cuerpo refleja la salud interior.

De nuestras múltiples facetas a nuestra unidad…

… las más bellas historias se cuentan con bondad, integridad y discernimiento para descubrir lo que nos hace florecer.